Archivo | 15 junio, 2015

Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión

La Revista de Neurología publica en su versión on line en su Volumen 60 N11 de la primera quincena junio de 2015 el artículo Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión. Para los autores del artículo, S. Collado-Vázquez, A. Martínez-Martínez, R. Cano-de-la-Cuerda, las diferentes maneras en las que la realidad puede ser entendida se deben, en gran parte, a la interiorización que hacen los espectadores de las imágenes proporcionadas por los intermediarios sociales, entre ellos la televisión, los cuales condicionan las representaciones mentales y las consiguientes expectativas sobre ciertos colectivos humanos.

El objetivo del trabajo es abordar la aparición de la patología neurológica en las series de televisión y reflexionar sobre su imagen en el contexto televisivo.

Partiendo de que la deficiencia y la discapacidad de origen neurológico han sido reflejadas ampliamente en la televisión en series, telefilmes y documentales, con un tratamiento desigual, los autores hacen un análisis de algunas series donde aparecen personajes con diversidad funcional.

Se mencionan en el estudio a:

Breaking bad, donde aparece un joven de 16 años que presenta una forma leve de parálisis cerebral.

El chiringuito de Pepe, donde El Langui da vida a un joven, que pese a su parálisis cerebral, está integrado en la sociedad.

Médico de familia, donde uno de los protagonistas queda parapléjico.

-Juego de tronos. Hay un personaje, Brad, que tiene lesión medular.

Heidi, el personaje de Clara va en silla de ruedas.

Anatomía de Grey, hay un personaje con la enfermedad de Alzheimer.

-Y otras muchas.

Para analizar el material se estudian aspectos tales como:

-Diagnóstico.

-Tratamiento.

-Los profesionales sanitarios.

-Adaptación sociofamiliar.

Se concluye que las series de televisión son una buena herramienta para dar a conocer algunas patologías neurológicas y desmitificarlas, aunque no siempre se abordan de manera realista.

Además, es necesario cuidar el tratamiento que reciben los profesionales de la salud en las series de televisión, pues no siempre es correcto, lo que puede llevar a errores entre los telespectadores, que, en ocasiones, pueden confundir lo que ocurre en la pantalla con la realidad.

Aunque la televisión no consiga reflejar la realidad de las personas con diversidad funcional y su adaptación a la vida social, da visibilidad a problemas reales y a diferentes situaciones, lo que es positivo.

La televisión está realizando últimamente una labor importante para alcanzar la normalización en la vida social de las personas con discapacidad.

MÁS INFORMACIÓN: http://www.neurologia.com/pdf/Web/6011/bn110517.pdf

clara_heidi

Anuncios

TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE

Se trata de una pauta de comportamiento recurrente y persistente en la que se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia compañeros o adultos y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente. Se manifiesta de forma invariable en el contexto familiar, pudiendo manifestarse o no, en otros contextos como la escuela. Se muestra con mayor evidencia con adultos o compañeros muy conocidos.

Trastornos Asociados

En los años escolares puede haber baja autoestima, labilidad emocional, poca tolerancia a la frustración, uso de palabrotas, uso temprano de alcohol, tabaco y substancias ilegales. Son frecuentes los conflictos con padres, profesores y compañeros. Es común el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. También pueden aparecer trastornos del aprendizaje y trastornos de la comunicación.
desafiante

Prevalencia

Entre el 2% y el 16% según la población estudiada y los métodos de evaluación. Es más frecuente en varones que en mujeres hasta la pubertad pero las tasas parecen igualarse más tarde.

Inicio y Curso

Se manifiesta antes de los 8 años habitualmente y no más tarde del inicio de la adolescencia. Los síntomas se mantienen meses o años y bastantes de los casos son antecedentes del Trastorno Disocial.

Patrón Familiar

Es más frecuente en familias donde al menos 1 de los padres ha padecido: trastornos del estado de ánimo, Trastorno Negativista Desafiante, Trastorno Disocial, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, Trastorno Antisocial de la Personalidad o Trastorno por Consumo de Substancias. También en familias en las que existen problemas conyugales graves.

Diagnóstico Diferencial

Se distingue del Trastorno Disocial por la gravedad de los síntomas y no se diagnostica si existe éste. Suele asociarse a los trastornos del estado de ánimo y trastornos psicóticos de niños y adolescentes por lo que no se diagnostica si se hace con éstos. Se diferencia del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad por la falta de intencionalidad en el no seguir las órdenes y en que en éste no se da tan frecuentemente el desafío, si bien se puede establecer un diagnóstico doble de ambos trastornos. Una observación cuidadosa permite no confundir el síndrome con el Trastorno de Comprensión del Lenguaje y del negativismo o rebeldía de algunas etapas evolutivas.

El arte, vía para desarrollar habilidades sociales

Hace unos días, me despertaba leyendo el maravilloso artículo de ESCUELA ESPAÑOLA, escrito por Ana López.

En él, se explica la experiencia del proyecto un ARTISTA EN LA ESCUELA, vivida en el CEE NTRA SRA DE LOURDES:

https://atencionaladiversidadrql.wordpress.com/2015/04/14/un-artista-en-la-escuela/