Archivo | 25 junio, 2015

Éstos SÍ son deberes de verano

Igual que los adultos necesitamos desconectar de nuestro trabajo, los peques necesitan disfrutar de su tiempo de ocio.

1.Bañarse en una piscina natural

Una de las actividades privilegiadas del verano es bañarse en una de las muchas piscinas naturales que nos brinda la naturaleza. Con esta actividad, además de disfrutar del momento de ocio que nos ofrece el hecho de sumergirse en el agua, podemos aprender innumerables conceptos sobre el medio como pueden ser: el ciclo del agua, la diferencia entre el agua dulce y el agua salada, que es un manantial, etc.

2. Ver una puesta de sol o un amanecer

Observar una puesta de sol o un amanecer puede ser una de las experiencias más significativas para los pequeños, ya que es una de las formas más visuales de entender el paso del tiempo, además de permitirnos ver in situ el paso del día a la noche o viceversa. Este hecho suele pasar desapercibido para los más pequeños, que sólo diferencian la claridad del día y la oscuridad de la noche, sin pararse a analizar cómo ocurre.

3. Buscar el carro de la Osa Mayor

Una de las actividades que suele gustar especialmente a los niños es aquella que les permite observar las estrellas. Aquellos que viven en grandes ciudades no tienen la oportunidad de disfrutar de una noche estrellada debido a la contaminación luminica por lo que suele ser un gran descubrimiento. El carro de la Osa Mayor es uno de los conjuntos de estrellas más fáciles de localizar, por lo que es una buena opción para buscar. Con esta actividad, además de iniciarse en conocimientos de astronomía, trabajamos la concentración  y los ciclos temporales.

4. Dar forma a las nubes

A mi entender esta es una gran actividad para realizar en familia. Con ella trabajamos la concentración y ponemos en marcha nuestra capacidad de análisis de los conocimientos previos. Además, nos permite disfrutar del aire libre y nos ayuda a poner en marcha la imaginación.

5. Visitar un museo de “prohibido NO tocar”

museo-no-tocar-esto-si-son-deberes-de-verano-educadiver

Los museos concebidos como espacio para mostrar obras de arte no suelen resultar atractivos a la mayoría de los niños. Por eso una buena opción para los peques suelen ser los museos dónde la manipulación y la experimentación les muestran de primera mano nuevos saberes.

6. Enterrar los pies en la arena

Cuando hablamos de percepción sensorial somos conscientes de que debemos abarcar las diferentes formas de percibir lo que ocurre a nuestro alrededor. El problema viene cuando al pensar en tacto centramos nuestras actividades en las manos, por esta razón, cualquier actividad que trate la percepción sensorial a través del tacto sin utilizarlas es digna de poner en práctica.

7. Preparar helados

preparar-helados-esto-si-son-deberes-de-verano-educadiver

La cocina es un hábitat a menudo desconocido por los niños, a pesar de que es un gran laboratorio de experimentación. Muchos padres son reticentes a que los niños cocinen por miedo a quemaduras o cortes, pero si preparamos un helado a base de nata y sirope, sin necesidad de hervir, hornear o cortar no tenemos excusa para que nuestros peques no cocinen. Con esta actividad hacemos partícipes a los más pequeños de las responsabilidades de la casa, como lo haríamos al encargarlos de poner la mesa o hacerse la cama.

8. Plantar semillas

Es una actividad genial para entender como nacen y crecen las plantas. Para ello debemos plantar desde la semilla, de forma que los niños vean el proceso y el paso de tiempo.

9. Pintar un cuadro

 Nada más y nada menos. Pintar un cuadro, con su lienzo y sus pinturas plantea al niño dos tareas nada fáciles. Por un lado precisa de una gran creatividad y por otro de una gran ejecución. En primer lugar el niño debe plantearse aquello que quiere pintar y luego debe trabajar con una técnica desconocida hasta el momento.

10. Ver una ciudad a vista de pájaro

Es cierto que mucho pueblos no nos permiten hacerlo, por lo que el verano es una gran ocasión para descubrir una ciudad desde arriba. Cuando paseamos por las calles de una ciudad no somos conscientes de las dimensiones que ésta puede alcanzar y una forma de hacerlo es poder ver la ciudad entera desde algún mirador. Además, esta actividad nos permite empezar a reconocer “mapas” mucho antes de entender su concepto.

Anuncios

ABUSOS contra los ALBINOS

En algunas partes de África subsahariana, las personas con albinismo son consideradas como espíritus fantasmas, bajo el apelativo zeru zeruo “inexistente”. Se les toma por estúpidos o malignos.

Las partes de su cuerpo son codiciadas para pociones de médicos-brujos que prometen riquezas, cosechas generosas y victorias electorales.

El brazo de un albino podría venderse en 4,000 dólares y todo el cuerpo —con extremidades, genitales, orejas, lengua y nariz— puede alcanzar hasta 75,000 dólares.

Las niñas y las mujeres con albinismo también son violadas por hombres que creen en el mito de que el VIH se puede curar de esa manera.

El albinismo es más común —y más temido— en el África subsahariana. En Tanzania, alrededor de uno por cada 1,400 niños nace con esta condición.

En 2008, el gobierno de Tanzania, avergonzado por los reportes de ataques, reunió a cientos de niños africanos pálidos y los envió a nueve escuelas ya designadas para niños con discapacidades, incluida la ceguera.

Bajo el mismo sol considera que esas escuelas registran hacinamiento y son ineficaces. En lugar de ello, apoya la educación de 320 niños con albinismo, desde preescolar hasta la universidad, en escuelas privadas cuyo personal está capacitado para entender el albinismo. Su objetivo es criar a esos niños para que sean miembros productivos de la sociedad, desempeñando roles que ayuden a cambiar las actitudes sociales hacia dicha condición.

En América del Norte y Europa, la tasa es mucho más baja, de aproximadamente uno por cada 20,000.

En zonas rurales de otros países, entre ellos China e India, los bebés con albinismo son a menudo considerados como un símbolo de mala suerte y son abandonados en orfanatos o lanzados a la calle a pedir limosna. El mes pasado en India, una maestra de primer grado le dijo a la madre de una niña que mantuviera a su hija en casa, explicando que “es demasiado blanca, por lo que otros padres se oponen a su presencia y no quieren que sus hijos estudien con ella”.

Un hombre puede tener la piel y el cabello con pigmentación normal y aparearse con una mujer que tiene el mismo aspecto, pero, si cada uno lleva el gen recesivo del albinismo, un niño va a nacer con la enfermedad.

Los albinos, o las personas con albinismo, padecen de una visión disminuida y tienen un riesgo aumentado de cáncer de piel, pero la condición no afecta la inteligencia o las habilidades.

http://www.ngenespanol.com/el-mundo/hoy/15/06/18/buscan-poner-finalosabusoscontralosalbinos.html