Archivos

Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión

La Revista de Neurología publica en su versión on line en su Volumen 60 N11 de la primera quincena junio de 2015 el artículo Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión. Para los autores del artículo, S. Collado-Vázquez, A. Martínez-Martínez, R. Cano-de-la-Cuerda, las diferentes maneras en las que la realidad puede ser entendida se deben, en gran parte, a la interiorización que hacen los espectadores de las imágenes proporcionadas por los intermediarios sociales, entre ellos la televisión, los cuales condicionan las representaciones mentales y las consiguientes expectativas sobre ciertos colectivos humanos.

El objetivo del trabajo es abordar la aparición de la patología neurológica en las series de televisión y reflexionar sobre su imagen en el contexto televisivo.

Partiendo de que la deficiencia y la discapacidad de origen neurológico han sido reflejadas ampliamente en la televisión en series, telefilmes y documentales, con un tratamiento desigual, los autores hacen un análisis de algunas series donde aparecen personajes con diversidad funcional.

Se mencionan en el estudio a:

Breaking bad, donde aparece un joven de 16 años que presenta una forma leve de parálisis cerebral.

El chiringuito de Pepe, donde El Langui da vida a un joven, que pese a su parálisis cerebral, está integrado en la sociedad.

Médico de familia, donde uno de los protagonistas queda parapléjico.

-Juego de tronos. Hay un personaje, Brad, que tiene lesión medular.

Heidi, el personaje de Clara va en silla de ruedas.

Anatomía de Grey, hay un personaje con la enfermedad de Alzheimer.

-Y otras muchas.

Para analizar el material se estudian aspectos tales como:

-Diagnóstico.

-Tratamiento.

-Los profesionales sanitarios.

-Adaptación sociofamiliar.

Se concluye que las series de televisión son una buena herramienta para dar a conocer algunas patologías neurológicas y desmitificarlas, aunque no siempre se abordan de manera realista.

Además, es necesario cuidar el tratamiento que reciben los profesionales de la salud en las series de televisión, pues no siempre es correcto, lo que puede llevar a errores entre los telespectadores, que, en ocasiones, pueden confundir lo que ocurre en la pantalla con la realidad.

Aunque la televisión no consiga reflejar la realidad de las personas con diversidad funcional y su adaptación a la vida social, da visibilidad a problemas reales y a diferentes situaciones, lo que es positivo.

La televisión está realizando últimamente una labor importante para alcanzar la normalización en la vida social de las personas con discapacidad.

MÁS INFORMACIÓN: http://www.neurologia.com/pdf/Web/6011/bn110517.pdf

clara_heidi