Archivos

Profesores que no siguen el guión

Cuatro docentes coruñeses explican cómo a partir de proyectos, retos o experimentos científicos que plantean en el aula, imparten los mismos contenidos que otros compañeros pero con la ventaja de que sus alumnos están más motivados y retienen mejor la materia.

Adaptar la clase a las necesidades de cada alumno, lograr que les interesen los contenidos y sobre todo que lo que aprendan no lo olviden al pasar el examen.

Trabajar con proyectos, retos o experimentos científicos:

Carmen Fernández (CEIP de Tabea), nos comenta un ejemplo: “Hace poco, nos entró un saltamontes en clase. Los niños estaban muy interesados y a partir de ahí hicimos un proyecto en el que hubo que buscar información sobre los distintos tipos que había y en el que pudimos trabajar desde lectoescritura, hasta conocimiento del medio, los colores porque cada uno era diferente, las matemáticas…”

Lo mismo ocurre en el CEIP Portofaro de Cambre (en el que trabaja Sandra Pardo), donde han instalado un supermercado al que acuden los alumnos para trabajar en proyectos que interrelacionan varias asignaturas desde matemáticas hasta escritura o geografía.

El método de enseñanza de José Manuel Viñas, profesor de Ciencias del IES David Buján de Cambre, es un claro ejemplo. Apuesta por las ventajas que las nuevas tecnologías pueden ofrecer a los alumnos y por acercar los contenidos de la asignatura al mundo real.”Hace poco trabajamos el tema de los meteoritos. Gracias a un laboratorio virtual y en función de las variables del meteorito (mayor o menor peso, más o menos velocidad) te calcula qué tipo de destrucción causaría y en qué lugar de la Tierra. Uno de las actividades que tuvieron que hacer es diseñar, ver qué características debería tener un meteorito para que destruyera cierta parte de A Coruña. Es un modo de que empiecen como si fuese un juego cuando en realidad están aprendiendo”.

En el caso de Teresa Caramés (colegio Cristo Rey de Ferrol), opta por atraer a los alumnos hacia la asignatura mediante actividades en las que los propios escolares experimentan o prueban la teoría que se está dando. “Ahora estoy con el tema de la luz y los colores. El otro día les hice vendarse los ojos y bajar al patio desde clase para que explicasen qué habían visto, de qué color e intentar entender porqué”.

Aún son minoría, pero cada vez más profesores se animan a cambiar su fórmula de clase con un objetivo claro: hacer más atractivas las materias y mejorar los resultados de sus alumnos.

http://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2015/04/26/profesores-siguen-guion/950415.html

Anuncios

“Mucho tiempo para ser adulto, poco para ser niño”

Entrevista a Christopher Clouder, experto en pedagogía alternativa:

Christopher Clouder, presidente de la Federación de Escuelas Waldorf es un hombre que vive para dar a los niños una larga infancia y al mundo jóvenes empáticos con una inteligencia emocional, y por ende intelectual, superior a la media.

¿En qué se basa la pedagogía Waldorf?
La idea fundamental es que la educación debe respetar y apoyar el desarrollo fisiológico, psíquico y espiritual del niño. Un buen desarrollo emocional es la garantía para un buen desarrollo intelectual.

Primera fase, de los 0 a los 7 años:
Lo básico a esta edad es que se sientan arropados y seguros.Todos los niños vienen con talentos, y cuando ellos saben que los adultos a su alrededor respetan esos talentos, pueden hacerlos florecer.

¿Y el aprendizaje más académico?
Más adelante, porque lo importante a esas edades es que los niños sean niños.Fíjese en el desarrollo del cerebro: los niños aprenden a través del movimiento.

¿No les enseñan ni a leer ni a escribir?
No. A través del juego se les dan las capacidades del lenguaje para que en la siguiente etapa aprendan rápidamente a leer y escribir. Tienen muchas experiencias de escuchar y de hablar. Lo fundamental es que perciban que aprender es una experiencia alegre.

Os dejo el enlace para que veáis el resto de esta maravillosa entrevista:

http://www.elblogalternativo.com/2009/01/02/mucho-tiempo-para-ser-adulto-poco-para-ser-nino-entrevista-a-christopher-clouder-experto-en-pedagogia-alternativa/

WALDORF